¿Qué es la terapia hiperbárica?

En nuestra Clínica Fisioterapia en Badajoz, realizamos terapia hiperbárica que consiste en respirar oxígeno en una cámara a presión en la que la presión atmosférica se eleva hasta tres veces más que la normal. En estas condiciones, los pulmones pueden respirar hasta tres veces más oxígeno de lo que sería posible respirar bajo la presión normal del aire. La Terapia de Oxigenación Hiperbárica (OBH) es utilizada en medicina del deporte para ayudar y acelerar la recuperación de lesiones musculares, heridas, contusiones, desgarros y fracturas.

Por otro lado, el empleo de la Oxigenación Hiperbárica en el deportista no lesionado, provoca un fortalecimiento del sistema inmunológico; la mente se oxigena, la concentración aumenta y el atleta se recupera mucho más rápidamente después de un encuentro. Además, el tratamiento con OHB, al igual que un entrenamiento a grandes alturas, produce la estimulación de glóbulos rojos, ya que se eleva el nivel del volumen sanguíneo hasta en 15 veces, garantizando un aumento significativo en la condición física. Cada día más deportistas confían en el uso de una cámara hiperbárica para alcanzar mejores resultados en sus rendimientos competitivos, y más pacientes con patologías como diabetes, ictus, daño cerebral adquirido, parálisis cerebral, fibromialgia y otras se benefician de sus ventajas.

Ventajas de la Terapia Hiperbárica

Esta terapia no invasiva es la mejor forma de aumentar los niveles de oxígeno en todos los órganos del cuerpo. El tratamiento típico tiene una duración de 60 minutos, durante los cuales el paciente se acuesta y respira normalmente. Una sesión de oxigenación hiperbárica aumenta la oxigenación del sistema sanguíneo en un 50%.

Recomendaciones

¿Qué situaciones reducen el oxígeno en el organismo y cómo podemos evitarlas?

Declive del oxígeno atmosférico

Esto es causado por los gases tóxicos y contaminantes de las fábricas, automóviles, pesticidas, por la tala y quema de bosques y bosques tropicales de la Tierra, etc. En este ambiente de oxígeno deficiente no estamos consiguiendo los niveles óptimos de oxígeno al respirar, incluso cuando hacemos ejercicio. Es preciso buscar periódicamente espacios naturales alejados de las grandes ciudades donde respirar.

La comida rápida agota el oxígeno

Las frutas y verduras contienen altos niveles de oxígeno, mientras que los alimentos y comidas sobre-procesados como hamburguesas, pizza, azúcar refinado, harina blanca, el alcohol, el café, bebidas de cola, etc. son bajos en oxígeno y ricos en toxinas. Por tanto, el cuerpo requiere más oxígeno para eliminar las toxinas y absorber los pocos nutrientes de estos alimentos.

El estrés agota el oxígeno

El estrés físico debido a la enfermedad y las infecciones consume más oxígeno ya que el cuerpo está combatiendo las bacterias invasoras. El estrés producido por toxinas químicas en el cuerpo reduce el oxígeno ya que el hígado trabaja más duro para filtrar las toxinas y los residuos. El estrés emocional pone más tensión en los principales órganos como el cerebro y el corazón que requiere más oxígeno para funcionar. El estrés emocional también produce adrenalina y hormonas relacionadas con adrenalina que desencadenan el uso de más oxígeno. La falta de ejercicio adecuado impide a los órganos, músculos y tejido celular absorber la cantidad necesaria de oxígeno para revitalizar el cuerpo. Sin un descanso adecuado, todos los sistemas del cuerpo son forzados a trabajo duro, lo que requiere más oxígeno, y conduce a una falta de oxígeno.

El envejecimiento reduce el oxígeno

A medida que envejecemos nuestra capacidad para consumir oxígeno se ve deteriorada del 5% al 10% por cada década entre las edades de 25 y 75. El tracto respiratorio se deteriora y como resultado, la función pulmonar disminuye. Esto provoca un desequilibrio en el intercambio de dióxido de carbono y oxígeno y menos oxígeno es absorbido por el sistema. Las células pierden la capacidad de llevar suficiente oxígeno, como resultado, todos los sistemas del cuerpo deben trabajar aún más duro para eliminar las toxinas y residuos lo que, a su vez, agota los niveles de oxígeno necesarios para un funcionamiento óptimo del organismo.
La falta de oxígeno en el cuerpo humano se ha relacionado con casi todas las categorías de principales enfermedades, incluyendo la digestión y problemas de eliminación, enfermedades respiratorias, inflamación de las articulaciones e incluso disfunción eréctil.

Resultados y Beneficios de la Terapia Hiperbárica

Oxígeno – Nuestra principal fuente de energía

El 90% de nuestra energía proviene del oxígeno. El oxígeno es un ingrediente esencial para la vitalidad, la resistencia física y la salud en general.

El organismo se restaura

El oxígeno desintoxica la sangre, fortalece el sistema inmunológico, desplaza los radicales libres, neutraliza las toxinas ambientales; destruye bacterias anaeróbicas infecciosas, parásitos, microbios y virus; mejora notablemente la absorción por el cuerpo de vitaminas, minerales, aminoácidos, proteínas y otros nutrientes importantes.

Mejora funciones del cerebro y memoria

El oxígeno ayuda al cerebro en su procesamiento de información, calma la mente y estabiliza el sistema nervioso, aumenta la concentración y el estado de alerta.

Fortalece el corazón

Muchos de los fallos cardíacos son el resultado de la falta de aporte de oxígeno al músculo de corazón. El aportar más oxígeno al corazón ayuda a disminuir la frecuencia cardíaca en reposo y fortalecer la contracción del músculo cardíaco.

Reduce inflamación

Con más oxígeno presente en el sistema sanguíneo, los vasos sanguíneos pueden restringir su flujo (vasoconstricción) para el tejido dañado y reducir la acumulación de líquido (hinchazón o edema) sin comprometer los niveles más altos de oxígeno necesarias para la reparación.

Reduce hipoxia tisular

La Hipoxia tisular (niveles bajos de oxígeno) puede conducir a la muerte celular (necrosis) y es un tema común en la mayoría de los principales problemas de salud como el derrame cerebral, infarto de corazón, cáncer, diabetes y muchos más. Al aumentar los niveles de oxígeno, el cuerpo incrementa la ayuda celular para prevenir y tratar eventos fisiopatológicos.

Nuevos vasos sanguíneos y capilares

La vascularización o angiogénesis es la creación de nuevos flujos sanguíneos. Esto es de particular importancia para las zonas dañadas del cuerpo, donde se ve comprometida la circulación; lo que puede llevar a las heridas que no cicatrizan, ataques al corazón, derrames cerebrales y otros.

Anti-Infecciosos

El oxígeno tiene la capacidad de destruir bacterias y virus dañinos, al tiempo que mejora simultáneamente la actividad de defensa natural de los glóbulos blancos.

Ayuda a movilizar las células madre

La oxigenación hiperbárica se ha demostrado que ayuda a movilizar las células madre (células nuevas que están listas para convertirse en células activas en el cuerpo, incluyendo las células del cerebro, las células del hígado, etc.) para mejorar la reparación y la funcionalidad de los tejidos.

Mejora las condiciones neurológicas

La terapia de oxigenación hiperbárica se usa para ayudar a tratar las lesiones cerebrales y trastornos neurológicos. Es la única terapia que puede aumentar significativamente los niveles de oxígeno en el cerebro, lo que permite una adaptación para la reparación y recuperación acelerada de autismo, parálisis cerebral, síndrome de alcohol fetal, derrame cerebral, lesiones cerebrales traumáticas, el Alzheimer, el Parkinson, las enfermedades de Huntington.

¿Estás buscando una clínica para una Terapia Hiperbárica en Badajoz?